Sábados gigantes

Se presenta un concursante con el ojo visiblemente morado. DF le pregunta ¿quién le dejó el ojo morado? Mi señora, responde él. ¿Su señora? ¿A ver? ¿Está su señora acá? La cámara enfoca a una mujer riendo, mientras se tapa la boca con pudor, encorvando un poco la postura. ¿Es cierto que usted le pegó? Sí, asiente ella con la cabeza sin dejar de reír. DF vuelve al participante. ¿Y por qué le pegó? Por llegar tarde, responde él. ¿A qué hora llegó? A las 12. DF le da un manotón en la cabeza y le dice “razón tiene entonces”. El hombre ríe. Su mujer ríe. El público ríe.