Perros

Perros que le ladran a los autos como si los autos fueran máquinas extrañas que irrumpen recién en su paisaje. Como si estuvieran despertando de una siesta rural y se vieran enfrentados a una amenaza inorgánica, metálica y estridente. Como si fueran almas que no reencarnaban desde la última siembra, la estancia, la cría de ganado.

Comentarios