Escuelas Bene Gesserit (Dune)

Las Escuela Bene Gesserit son escuelas de adiestramiento mental y físico para estudiantes femeninas. Se fundan después de la última revolución humana que terminó con la destrucción a gran escala de  robots y máquinas pensantes.

Su objetivo es recuperar nuevas líneas genéticas cuyas características sean las de un ser humano, aludiendo con ello a que una buena parte de la humanidad se encuentra aún en una fase animal: “La escuela Bene Gesserit original estaba dirigida por aquellos que intuyeron que se necesitaba una continuidad en las relaciones humanas. Vieron que esta continuidad no podía existir sin separar el linaje humano del linaje animal... por razones de selección”. Para ello aplican a algunos escogidos la prueba del Gom Jabbar, que consiste en aplicar dolor por inducción nerviosa. Quien pretenda escapar de ese dolor, sabe que morirá por el  veneno de una aguja bajo cuya amenaza se está durante toda la prueba. Quien domina ese dolor puede ser llamado ser humano (“Un humano puede dominar cualquier nervio del cuerpo”). Todas las alumnas de la Escuela Bene Gesserit han superado la prueba del Gom Jabbar y por ello su destino es ser las consortes de hombres en posiciones claves y de esta manera potenciar cruces que esta selección contempla.

Las mujeres Bene Gesserit (las “brujas” Bene Gesserit como son llamadas por algunos) están entrenadas en habilidades como la neuroseducción, el autocontrol, la observación minuciosa, el combate cuerpo a cuerpo. Son capaces de entrar en la llamada suspensión Bindu que consiste en reducir el consumo de oxígeno para sobrevivir en situaciones de peligro. Hablan una gran cantidad de lenguas (“Las lenguas son la primera enseñanza Bene Gesserit). Tienen además la orden de engendrar mujeres (a no ser que sea estrictamente necesario engendrar un varón) y para ello están también entrenadas en la selección voluntaria del sexo durante la fecundación; pueden además reconocer, a través de sutiles señales, un embarazo desde los primeros días.

Son recluidas a temprana edad e ignoran su ascendencia genealógica, para no impedir de esta manera posible cruces consanguíneos favorables a sus objetivos. La finalidad más importante es encontrar al Kwisatz Haderach, un macho Bene Gesserit: «El camino más breve» o «Aquel que puede estar en dos lugares al mismo tiempo.». Él podrá ver en los dos pasados, el masculino y el femenino y las Bene Gesserit han recorrido un camino de miles de generaciones haciendo cruces de líneas genéticas para que un día su nacimiento se lleve a cabo.

Quizás una de las lecciones Bene Gesserit que más se mencionan en la historia es la enseñanza y la práctica del control absoluto sobre el miedo, que se materializa en el rezo de la llamada Letanía contra el miedo:

«No conoceréis al miedo. El miedo mata la mente. El miedo es la pequeña muerte que conduce a la destrucción total. Afrontaré mi miedo. Permitirá que pase sobre mí y a través de mí. Y cuando haya pasado, giraré mi ojo interior para escrutar su camino. Allá donde haya pasado el miedo ya no habrá nada. Sólo estaré yo.»


El lema de toda Bene Gesserit es “Existo sólo para servir”.

Comentarios